Archivos Mensuales: mayo 2012

Que hay en nuestros cosméticos?

Cosmeticos

Creo que si supiéramos decifrar todos los ingredientes que están indicados en nuestros cosméticos dejaríamos de usarlos…. o igual no? Porque somos realmente conscientes que ponerse una crema, gel, serum, xyz sobre la piel es lo mismo que llevarme un alimento a la boca? Nuestra piel tiene el mismo poder de absorber que lo tiene el estómago o el intestino delgado. Incluso es más efectivo, ya que en 15 min. se pueden encontrar sustancias absorbidas a través de la piel en la sangre. Se podría decir que es como un intestino externo que absorbe nutrientes. Así es que si la piel es microscópicamente lesionada o la barrera bacteriana ha sido dañada, pierde su función de protección y filtro y deja penetrar tóxicos en nuestro cuerpo.

En un contexto positivo podemos poner a la Aromaterapia como ejemplo. Utilizamos un aceite esencial que es la planta en máxima potencia, por describirlo de alguna manera, nos lo aplicamos sobre la piel mediante un aceite base y gracias a sus propiedades esta planta actúa sobre nuestro cuerpo holístico (cuerpo + mente es una unidad).

Así que los ingredientes de cremas, geles de ducha, champús incluso pastas de diente son igualmente absorbidos por nuestra piel o cuero cabelludo. Entonces si tenemos en cuenta lo que comemos, porque no prestamos atención a lo que ponemos sobre nuestras pieles??

Los productores de estos cosméticos están obligados a indicar los ingredientes que utilizan. El ingrediente que está en primer lugar es el de mayor cantidad y por contrario el que está en último lugar en menor cantidad.
Aunque no hay que confundir cantidad con actividad sobre la piel o el organismo. Un aceite esencial p.e. lo encontraremos seguro que en último lugar, pero por su alta concentración no será el que menos nos afecte. El problema está en que habitualmente en el momento que leemos estos ingredientes no solemos entender demasiado. Los ingredientes suelen estar indicados en latín o inglés y por supuesto están nombrados por su compuesto químico o mejor dicho en su nomenclatura internacional de cosméticos (INCI). En reglas generales un ingrediente en latín es un buen indicador, ya que suelen ser ingredientes naturales. Pero no por eso los que están en inglés son los malos y los que están en latino los buenos de la película!

Así que vamos a analizar algunos malos de la película:

Una sustancia que se utiliza mucho en jabones, cremas y aceites es el derivado de petróleo llamado Parafinum, también conocido como petrolatum, mineral oil, cera microcristalina, ceresin, silicone quaternium o ozokerit. Tiene una consistencia suave y sedosa muy fina y por consiguiente se presta muy bien para fingirle al cliente una propiedad hidratante y emoliente, ya que se se extiende como una película suave por toda la piel. En realidad pasa justo lo contrario: no deja respirar la piel, bloquea sus funciones naturales y reseca la piel si se utiliza periódicamente.

PEGs (Polyethylenglycoles) + un número, casi se encuentran en todas las cremas, geles de ducha, after shaves, etc. Es el típico e indispensable emulgente que une la fase acuosa con la oleosa o sustancias detergentes. En realidad por si mismas no son tóxicas, pero tienen una propiedad desagradable que hacen que  la piel se haga mas porosa y permeable y por lo cual debilitan su sistema de protección. En conjunción con sustancias sanas no son  por lo tanto perjudiciales, pero si se utilizan sustancias menos sanas, se filtran mediante las PEGs en las células donde pueden seguir haciendo de las suyas. Si un producto tiene más de 5 PEGs, se debería evitar, ya que debilita las paredes celulares e influye sobre la tonicidad de la piel. A veces nos encontramos los PEGs bajo sus nominaciones completas que terminan con -eth, p.e. ceteareth, steareth, steareth o laureht sulfatos (=jabón),…

Lo que se debería evitar de cualquier manera son los compuestos  orgánicos halogenados que son altamente cancerígenos y no biodegradables. Son composiciones de halógeno (cloro, yodo, bromo, flúor) pero que terminan con -o como metildibromo, glutaronitrilo, iodopropynilo, etc, aunque no se deben confundir con otros terminos como cloruro, yoduro, etc que en este caso solo serían sales.

Los fenol y phenyl-compuestos son desinfectantes extremadamente agresivos que se utiliza en en la medicina, pero que también se encuentran en la cosmética como conservadores y colorantes. Se trata de un veneno que destruye las paredes celulares y que hace que con el tiempo la piel se quede flácida. En las frutas no suele ser raro que se pulan con derivados de phenyl (limones, naranjas, manzanas, etc). Ejemplos son: nitrophenol, phenolphthalein o phenylenediamine sulfate y n-phenyl-p-phenylenediamine,…

Los ftalatos se utilizan como plastificantes y disolventes. Son altamente tóxicos y afectan al equilibrio hormonal. P.e. el ftalato de dibutilo o la fenolftaleína. En la pintura al óleo hay un color que se llama azul ftálico que solo de inhalarlo puede dar náuseas, dolores de cabeza y mareos.

Un capítulo muy agradable es el de los formaldehídos. Ahora el mundo está sensibilizado al formaldehído en los muebles, pero no saben que todavía pueden terminar sobre nuestra piel, sin control y directamente. En principio está prohibido también en la producción de cosmética, pero como es de bajo costo y un gran fungicida  se suele seguir utilizando en composiciones químicas que tarde o tremprano lo liberan cuando están en contacto con la piel.

Especialmente complicados son los compuestos de urea, p.e. diazolidinyl urea, imidazozlidinyl urea, polyoxymethylen urea. Lo más alevoso es que estas denominaciones aluden a la urea (por si sola se ha de evaluar positivamente, ya que no es otra cosa que ácido úrico), pero no tienen nada que ver con el ácido úrico en si! Las sustancias con las letras MDM, DM, DMDM, DMHF o DEMD o DMD hydantoína son también liberadores de formaldehído así como oxazolidinas dimetilo.

Los colorantes no solo nos los encontramos en pinturas o coloraciones de cabello, sino en casi todos los productos que no sean transparentes, gris-marrones o blancos. Todos los geles de ducha, cremas, perfumes están colorados y por desgracias generalmente con preparados altamente tóxicos como los que contienen las silabas anilina o anilida, p.e. acetanilida o amina o diamina como Toluene-2.5-diamina o Laurylamina Dipropylendiamina.

Algunos colorantes tienen una estructura molecular tan compleja que la industria solo los denomina con sus iniciales como HC o Acid, pigment, solvent. Ejemplos son: acid red 73, pigment green 7, solvent black3. Estas sustancias abreviadas son altamente venenosas.

Si se habla de colorantes, también se tiene que hablar de su contrario: los decolorantes. Desafortunadamente se utilizan no solo en hacer rubias platino, sino también en pasta de dientes o cremas normales para la cara. Los blanqueadores de dientes pretenden dar la impresión de unos dientes limpios y en realidad lo que hacen a largo plazo es atacar la dentina. En las cremas fingen una piel más jóven, ya que la piel más clara parece ser más joven y reduce la profundidad de las arrugas con menos contraste de sombras. Que esto a largo plazo es veneno para la piel, se entiende por si mismo, pero el consumidor “blanqueado” ve solo el efecto rejuvenecedor de la piel y le echan doblemente mano al tarrito de crema. Blanqueadores típicos son los cancerígenos perborato de sodio (Sodium Perborate) y muchos derivados del amonio como p.e. ammonium lauryl sulfate(también como agente limpiador en pasta de dientes normales), benzyl triethyl ammonium chloride (este último también se encuentra como antiestático en champús)

Un capitulo para los protectores solares:
Originalmente se utilizaban minerales como filtros opticos para cubrir como dióxido de titanio o oxido de zinc. Sin embargo, estos son, en primer lugar caros y en segundo lugar su consistencia pastosa y espesa no son tanto del agrado del consumidor como los de tacto seda y transparentes que compiten con estos componentes. No obstante todos ellos son dañinos, como la oxibenzona, benzofenona, o metoxidibenzoilmetano, o dibenzoilmetanos – recuerda la silaba benzoilo/benzoyl. Ellos son altamente cancerígenos y la causa principal para una larga cadena de alergias. Por desgracia, se encuentran no sólo en productos de protección solar sino en general en toda clase de cremas incluso en las más caras. Y esto es porque muchas sustancias químicas inflaman la piel (a menudo en preparados con retinol), lo que con luz solar puede causar manchas antiestéticas. En lugar de abolir estas sustancias baratas irritantes, este problema es simplemente tapado añadiendo un filtro solar que elimina el riesgo de manchas. Un enfoque absolutamente absurdo que potencia el veneno con otro veneno.

Especialmente peligrosos son las fragancias químicas. La mayoría tienen componentes tóxicos, que se descomponen en contacto con el sudor y penetran en el cuerpo donde puedan afectar al metabolismo hormonal y causar cáncer.

Se han realizado estudios sobre la leche materna que contienen todos estas sustancias venenosas que están en suavizantes, desodorantes, perfumes, geles de ducha, etc. No suficiente con que sean venenosos, también contienen citotoxinas, sustancias mutagénicas e incluso que atacan y destruyen secuencias de material genético de ADN.

Lo que está claro es que fragancias químicas promueven la aparición de lunares con un relieve y crecimientos cancerígenos. Si se destituye algunas variedades de desodorantes estos suelen desaparecen. Ejemplos: compuestos de hexametil como acetil hexametil (toxinas nerviosas), moléculas tales como dimetil dimetil-aspártico son cancerígenos.

Además casi todos los desodorantes tienen una variedad de aluminio, el cual es sospechoso de causar Alzheimer. Las sustancias de aluminio se utilizan como antitranspirantes en muchos desodorantes. A largo plazo irritan la piel y pueden causar granulomas. Estudios han demostrado que aluminio en dosis mínimas bloquea los impulsos eléctricos de las celulas nerviosas, quiere decir que la actividad neuronal es reducida drásticamente. De ahí resulta un sistema nervioso lento, imposibilidad de transformar enzymas Him y finalmente genera perdida de memoria, perdida de masa muscular y el ya mencionado Alzeimer. Ejemplos: aluminium silicate, aluminium chlorohydrate, etc.
Últimamente existen desodorantes sin aluminio (no voy a nombrar marcas, pero se caracterizan por un 0%) que se pueden encontrar en cualquier supermercado. Esto no quiere decir que esté libre de sustancias tóxicas! Solo que no contiene aluminio, chlorohydratos, parabenos y alcohol. Cada uno que se haga su propia opinión…
Otro grupo son los parabenos o phenoxyethanoles. Casi todos se utilizan como conservantes, puestos que son fungicidas y antimicrobianos. Pero las personas con alergias a parabenos o los que no queremos utilizar estos compuestos, nos será difícil encontrar productos sin (salvo la empresa que produce los productos 0% – que vuelvo a reiterar no son productos ni naturales, ni ecológicos, sino simplemente no llevan parabenos, alcoholes y otros compuestos).
Los parabenos son sospechosos de tener actividad estrógena, por lo tanto nos podrá causar un desequilibrio hormonal.
Es importante indicar que los parabenos no solo se utilizan en cosmética, sino también en la industria farmacéutica y alimenticia!

Bueno, eso son las sustancias más utilizadas que se pueden identificar sin ser un químico solo memorizando unas cuantas sílabas.
En el 95% de todos los cosméticos se encuentran alcoholes puros. Estas sustancias resecan la estructura del cabello y de la piel extremadamente y promueven el envejecimiento. Para prevenir la deshidratación de la piel, se utiliza cada vez más y más crema y se daña cada vez mas la piel. En algunos cosméticos se encuentra alcohol cetílico, que es un alcohol de cadena larga monohidroxilado.Forma placas blancas que tienen una textura como la cera.  En cambio a los alcoholes de cadena corta ya no se disuelve en agua por la falta de su polaridad. El alcohol cetílico se utiliza como emulgente ecológico y afin a la piel que mantiene la humedad y no le roba de ella. Buenos cosméticos utilizan esta forma de alcohol ya que tiene efectos beneficiosos y no perjudiciales. Además es antimicrobiano y desodorante y detergente.
En la industria de los aditivos hay unas 10.000 sustancias que no están examinadas y que continuadamente son descubiertos como tóxicos o que pueden causar daño genético, a pesar de que están en circulación ya hace más de 20 años!
Igual que en la medicina, hay directrices oficiales cuanto tiempo tiene que probarse una sustancia antes de que se libere para el consumo. Pero a las compañías globales de químicos que producen estas sustancias hacen caso omiso de estas directrices. De hecho los productores de cremas – tanto las multinacionales como las empresas familiares – reciben como materia prima un sustancia base la cual se mezcla con propias sustancias. Para todos los productos existe una pasta homogénea las que ya contienen todos los mencionados tóxicos y esta pasta es mezclada con productos caseros, salvo si el químico de la casa lo supervisa o impide. Incluso marcas pequeñas e incluso algunas marcas de cosmética natural no se salva de este modus operandi.
Una anotación final: cuando se denomina algo como “cancerígeno”, se refiere a la calificación oficial científica que una sustancia es cancerígena cuando provoca citogénesis (división de células). Que esto no es un cáncer en su sentido propio es importante saberlo. Esta citogénesis aumentada aparece cuando una sustancia es tan venenosa que destruye células que se tienen que regenerar y por lo tanto se incrementan.
Fuentes:
Wikipedia
A %d blogueros les gusta esto: