Archivo de la categoría: Poder de la mente

Mejorar nuestro bienestar a través del ayuno – Parte 2 – Día de descarga

¿ Como se realiza el ayuno según Dr. Buchinger ?

El procedimiento habitual es el siguiente:

  • Día de “descarga”

    El día de descarga sirve para prepararnos mental- y físicamente al ayuno. No renuncie de ninguna manera al día de descarga, ya que el cuerpo lo necesita para adaptarse a la nutrición desde dentro. Si ayuna sin el día de descarga lo único que hará es retrasar el proceso de adaptación y provocar ganas de comer los primeros días del ayuno.
    A partir de hoy ultimice sus ultimas compras para el periodo de ayuno, reduzca sus ingestas y elimine a partir de ahora todos los estimulantes como el café, el tabaco, el alcohol, las golosinas dulces y saladas.

    En el día de descarga tome de 2 a 3 litros de agua y zumos naturales (sin azúcar ni edulcorantes).

    El menú de hoy para el desayuno, el almuerzo (o segundo desayuno) y la merienda contendrá manzanas con yogur natural que lo podrá enriquecer con muesli (sin azúcar!) y/o pipas de girasol y/o calabaza (no tostadas).

    En el menú para la comida y la cena habrá una riquísima ensalada que se preparará a base de verduras de la estación.
    Los ingredientes para la ensalada se componen de tomates, apio, zanahoria, pimiento rojo, rábanos, lechuga.
    Las hortalizas de desmenuza y se adereza con aceite de oliva, limón, pipas de girasol/calabaza, nueces y hierbas frescas

    Lo que hay que tener en cuenta en el día de descarga:
    – mastique despacio y concienzudamente

    – haga lo todo con tranquilidad y cuidado

    – olvide el estrés del día a día y prepárese internamente
    para el  día siguiente

    – observe hoy su cuerpo, concéntrese solo en si mismo y
    pésese y anótelo en alguna parte

    – a partir de aquí olvídese de su peso y no vaya a la caza de
    números, sino observe su cuerpo, mire como se desarrolla,
    como cambia que sentimientos tenga. Recuerdo que el ayuno
    no está para adelgazar, sino para quitarnos lastre de encima.

    – haga algunos ligeros ejercicios

    – levántese el día del descarga, plántese delante de su ventana
    y respire profundamente hacia su abdomen, luego expulse
    lentamente. Puede repetir esto todas las mañanas varias
    veces durante los próximos días al levantarse y al acostarse.
    Después salúdese (o despídase para dormir) delante del
    espejo con una alegre sonrisa!

    – cepíllese en seco el cuerpo entero desde pies hasta cabeza.
    Cuando su cuerpo esté bien caliente dúchese con agua fría o
    alternante fría-caliente.
    Esto también lo repetirá todos los días posteriores.

    – si tiene vacaciones o no tiene que trabajar, haga estos días lo
    que le apetezca. Escuche música, váyase a pasear, haga
    buenas siestas, vaya a la biblioteca/librería y escoja un libro
    que le interese, dedíquese a su afición, sea creativo

    – no se olvide de salir a pasear regularmente, ir a la sauna,
    hacer ejercicio ligero, Yoga, Tai-Qi/QiGong o relajaciones
    guiadas

En este día establece confianza en la fuerza intrínseca de su cuerpo. No se olvide que es más fácil ayunar que comer menos!

Yoga para niños en Catarroja

 

A los niños les encanta disfrutar un rato con sus amigos en la clase de Yoga infantil.

Si además de conseguir que

  1. mejoren su atención y su memoria,
  2. su equilibrio físico y emocional,

os hacemos una oferta especial, que más podemos pedir?

Apuntalo para un trimestre por solo 50EUR!

Y un mes por 25EUR

Para 1 día a la semana

Las clases se impartirán

–> los martes y/o jueves de 18 a 19h

Llama e infórmate!

Empezar a meditar

Es cierto que cuando empezamos a meditar se nos hace una montaña.

Primero nos sentamos, cerramos los ojos o miramos la vela y tras las primeras cuatro respiraciones piensas, que guay, esto funciona! No me lo creo! Estoy meditando, voy a estar mas relajada cuando salga! Voy a ser dueña de mi mente y voy a conquistar el mundo! Que guay!
Yep! Y justo ahí es donde notamos que nos hemos ido! Nuestro primer pensamiento. El maldito pensamiento que se debe evitar! Bueno, no pasa nada dice la maestra. Cuando nos venga un pensamiento lo dejamos pasar como una nube y volvemos a lo nuestro. Venga, seguimos prestando atención a la respiración y vuelvo a visualizar los números en cada inhalación. No números romanos porque se me hacen demasiado complicados. Arabes y en diferentes fuentes. Que bonitos! Venga, respiración: tomamos aire 1, expulsamos, volvemos a inhalar 2, exhalamos, inhalamos 3…… y de repente pienso lo que voy a cenar esta noche. Sin notarlo sigo pensando que tengo que ir a comprar un ingrediente que me hace falta y que ya que estamos puedo pasarme también por ese otro sitio a hacer tal otro recado y etc etc etc.
Yep! De repente nos volvemos a dar cuenta que nos hemos olvidado de la respiración, de los números y de la madre que lo trajo. Nos enfandamos y nos volvemos a enfocar en nuestra meditación! Venga, tranquiliza esa mente ya de una vez, nos decimos. Retomamos la respiración y la cuenta con cada inhalación. 1, 2, 3, 4, 5 ….hasta que de repente nos acordamos lo que nos dijo la jefa esta mañana! Como podía tener la poca educación de decirme eso? La situación era insoportable desde hace meses. Estaba claro que la jefa no iba a cambiar! Imposible seguir así! Mañana mismo iba a presentar mi solicitud para otro departamento.
Yep! Otra vez!! Venga, tengo que volver a esa maldita meditación. Corrige tu postura, respira, centrate ya de una vez en esos ridículos números y medita ya de una vez!! Cuanto falta para que terminen estos 10 minutos? Ufff, se me está haciendo eterno!

Y cuando acaba la meditación y la maestra nos pide volver a tomar conciencia de nuestro cuerpo y de nuestra presencia, hacer algunas respiraciones y tras ellas abrir los ojos, nos damos cuenta que los 10 minutos se nos han hecho eternos y que la meditación ha sido simplemente agobiante!
He visto a compañeras “encarceladas” en una meditación de 10 minutos. Presas de su propia mente. Lo habían percibido como un autentico horror. Incluso se horrorizaban cuando les contaba que en el centro budista facilmente podíamos estar 30, 40, 50 minutos meditando. Como puede una meditación llegar a ser un horror?? Esto no debe ser asi! Todo lo contrario! Meditar es liberar tu mente de esos pensamientos y esas emociones que nos guian y hacen pensar cosas que en realidad no queremos. Meditar es tener un autentico control sobre la situación. Bueno, más que la situación sobre nuestra percepción de la situación y nuestros sentimientos hacia ella. Y esto en realidad es una  verdadera liberación!

Pero quizás en vez de empezar con 10 o 15 minutos, en estos casos hay que empezar con menos tiempo. 3 minutos para empezar y disfrutar realmente de la meditación. Porque la mente es como un músculo.
La primera vez no consigo hacer ni 5 flexiones abdominales. No me lo permiten! Empiezo a temblar, los músculos pican, la cabeza se me pone roja como un tomate y tengo que desistir! La segunda vez…. me pasa lo mismo… La tercera consigo hacer 6 y a partir de ahí el éxito está asegurado. Y con éxito no me refiero a una tableta de chocolate tipo CR7. Sino simplemente unos músculos tonificados. Donde está el limite? No sé? Adonde a mi me parece! A caso esto es una competición? Pues eso. El éxito está simplemente a tener un músculo que se llama mente un poco tonificado para que podamos disfrutar de la vida. Y con un poco de disciplina lo conseguimos.
Si en tu primera meditación de 15 minutos te ha pasado lo que  he contado antes – vuelve y pruébalo otra vez. Búscate un lugar tranquilo en tu casa. Pidele a la gente que te rodea que te dejen 3 minutos para ti solo. Píllate una mantita y un cojín para apoyar tus manos y siéntate (en una esterilla, una silla o en el sofá mismo). Cierra los ojos y céntrate en tu respiración. Medita el tiempo que tardes hasta tener tu primer pensamiento. En cuanto tengas el primer pensamiento, vuelve a la meditación una vez más. Tras el próximo pensamiento, haz tres respiraciones integrales (llenando abdomen, costados y parte alta del torax) abre los ojos y disfruta del resto del dia!

Pero sobre todo disfruta! Disfruta de la meditación. Es tu espacio. Tu momento de tranquilidad. De tranquilidad física. De tranquilidad mental. De tranquilidad energética. De tranquilidad emocional. De tranquilidad.
De no tener que pensar en nada. De calorcito debajo de la mantita. De ambiente con la vela. De la calma que te rodea (aunque afuera escuches cosas). De la calma en tu interior. De la calma que tu desprendes. Es tu momento. Se para el tiempo. Disfruta de este momento aunque sean 3 minutos. No importa el tiempo que estés. Importa el tiempo que lo disfrutas.

Pero no pierdas esta fantástica experiencia!

En este sentido os dejo este video que lo hace muy grafico e igual os da una ayudita:

Disfrutad!

A %d blogueros les gusta esto: